Ante el coronavirus: ¡María, reina de la salud!

Como movimiento damos respuesta a este tiempo histórico en que nunca estuvimos tan separados y a la vez tan conectados.
Miles de shoenstattianos de todo el mundo vieron en la crisis mundial originada por el Coronavirus una oportunidad para coronar a nuestra Madre y pedir su intercesión coronandola como Reina de la salud física y espiritual.
Esta significativa ceremonia fue concretada este miércoles 15 de abril, cuando desde sus hogares y en conexión con el santuario original de Schoenstatt en Alemania, pusimos una corona sobre la imagen de la Virgen y su luz y esperanza en este tiempo de pandemia, y también pedimos a la Mater por todas las personas que están sufriendo especialmente a causa del Covid-19 en todo el mundo.

Este proceso ha contado con la colaboración de toda la comunidad, que  a la fecha ha logrado reunir cerca de 300 capitales de gracia, registrados aquí

Sigamos conectándonos diariamente para rezar juntos por esta causa:

Tú resplandeces siempre en nuestro camino
como signo de salvación y de esperanza.
Nosotros nos confiamos a ti, Salud de los enfermos,
que bajo la cruz estuviste asociada al dolor de Jesús,
manteniendo firme tu fe.

Tú, Salvación de todos los pueblos,
sabes de qué tenemos necesidad
y estamos seguros que proveerás,
para que, como en Caná de Galilea,
pueda volver la alegría y la fiesta
después de este momento de prueba.

Ayúdanos, Madre del Divino Amor,
a conformarnos a la voluntad del Padre
y a hacer lo que nos dirá Jesús,
quien ha tomado sobre sí nuestros sufrimientos
y ha cargado nuestros dolores para conducirnos,
a través de la cruz, a la alegría de la resurrección.

Bajo tu protección buscamos refugio, Santa Madre de Dios.
Acoge nuestras súplicas ahora que estamos en la prueba
y libéranos de todo pecado, o Virgen gloriosa y bendita”.

Madre, en esta pandemia del coronavirus te imploramos
en la fuerza de la Alianza de Amor y desde nuestros Santuarios:
Sé tú la Reina de la salud física y espiritual de todos. Acepta la corona.
¡Álzate vencedora! Nada sin ti, nada sin nosotros!

“Coronar a la Virgen supone una entrega de amor. Es depositar en una corona aquello que deseamos regalarle, los esfuerzos cotidianos, las pequeñas alegrías, proyectos, intenciones, y toda  la vida misma para que sea Ella la Reina que gobierne y le dé sentido. Así lo simple esconde lo más grande”.

Comparte tu experiencia de coronación en redes sociales con el hashtag #coronaMater