Las Apóstoles de María son las integrantes más jóvenes de la Juventud Femenina de Tierra Escogida.

Se trata de niñitas de entre 7 y 11 años que quieren ser como María y bajo su protección formarse como sus pequeños Apóstoles. Como símbolo de ello reciben el Manto de María y la Medalla.

Por medio de las reuniones y encuentros de fin de semana durante el año van encontrándose con un mundo lleno de valores y de
ideales de una forma muy concreta.

De esta manera, se les presentan metas posibles de alcanzar y vivir a su edad, ideales que apelan a la generosidad y desarrollan aptitudes naturales y sobrenaturales.Las dos actitudes fundamentales a desarrollar en esta etapa de la vida son la alegría y el servicio.

Además se fomentan  especialmente otras actitudes como la amistad, la pureza y el amor a Dios, que constituyen los “secretos de un Apóstol de María”.

Con esto, se les ofrece un marco de confianza en lo bueno de cada persona para que de ellas brote la generosidad, la responsabilidad y la capacidad de decisión.

Como medio pedagógico sintetizamos el tema del año en un lema.